Encogida en el banco de una cabina de Radio, Chanda Prescod-Weinstein podría pasar fácilmente por una veinteañera. Su tez brilla y el peinado afro sobresale de los audífonos como una pequeña nube negra. Es tan delgada que, mientras mete tímidamente sus palmas entre las rodillas, su cuerpo cabe perfecto en la pequeña superficie del asiento alto que le asignaron. Ese día, al igual que la mayoría, tiene una agenda agitada: la entrevista en un programa de radio local en Nueva York, para después salir corriendo a dictar una conferencia sobre las mujeres en la ciencia. Chanda tiene 37 años y es una de las mujeres más brillantes y reconocidas en el campo de la astrofísica estadounidense.  

Su labor como divulgadora de la ciencia le ha otorgado un renombre más que merecido, en cada presentación y texto que hace remarca la falta de visibilidad de las mujeres en su rama y no teme señalar las posturas colonialistas en las instituciones universitarias y la educación en general. En 2010, se convirtió en la mujer número 63 en obtener un doctorado en física en su país, sin embargo, entiende las dimensiones de su privilegio, sabe de las múltiples violencias que sufren la mayoría de las mujeres negras interesadas en la ciencia, y cómo obstaculizan año con año el ingreso de éstas al gremio científico.

Dr. Chanda Prescod-Weinstein dando clase en St. Andrew

Formación temprana

En todas las entrevistas, Chanda cuenta cómo, a los 10 años, su madre la llevó a ver el documental llamado “Una breve historia del tiempo”, basado en el libro homónimo de Stephen Hawking. Para ella, lo que observó en la pantalla, y la lectura consecutiva del libro, determinó el curso de su vida para siempre. En la misma anécdota, ella recalca la participación de su madre y los cuidados en su educación que le permitieron acceder a una de las disciplinas más celadas por los hombres.   

Por lo mismo, dicha consciencia la ha convertido en una maestra paciente y cuidadosa. Con la misma calidez contesta preguntas sobre física cuántica y numerología. A la vez, participa de las discusiones más importantes sobre las implicaciones éticas y políticas de los proyectos científicos en el mundo. En 2015, realizó varias intervenciones en defensa del territorio Mauna Ke de la mano de los nativos hawaianos, quienes se negaban a la construcción de un telescopio de 30 metros sobre sus tierras, obra que implicaría la entrada a procesos de abuso político y económico que dañarían profundamente las dinámicas internas de su comunidad.

Ciencia y política

Las últimas investigaciones de Chanda se han concentrado en abordar la ciencia desde un punto de vista decolonial, término que cuestiona desde la ciencia. Sabe que las ideologías liberales tienden a cooptar los conceptos de las resistencias para reformularlos y convertirlos en algo más cómodo para el sistema:

Insisto en el liberalismo aquí porque creo que a menudo los liberales que piensan que deberíamos tratar de aumentar el status quo (“¡Estados Unidos es bueno, sólo necesita ser mejor!”), cooptan el lenguaje de aquellos que intentan destruir el status quo (“¡América es un proyecto imperial construido sobre el genocidio!”). De alguna manera, ellos pueden ser más engañosos que los críticos directos de la descolonización, que algunos de nosotros podríamos calificar de conservadores, o incluso más extremadamente, fascistas. (1)

Chanda Prescod–Weinstein

Para Chanda no existe ningún proyecto ni pensamiento decolonial sin una agenda que incida en aspectos económicos y políticos de cada nación. Con una claridad impresionante sobre sus raíces, y el pasado de esclavitud de su raza en Estados Unidos, ella no quita el dedo del renglón:

Black lives matter

En su próximo libro The Disordered Cosmos: From Dark Matter to Black Lives Matter (2021), aborda los diversos términos y estructuras que han construído a la historia hegemónica de la astrofísica, y partir de estos, devela los postulados racistas y misóginos de los que parten la mayoría de ellos. Ante sus artículos, el lector se encuentra con una pluma fuerte y clara. Nunca duda de sus afirmaciones ni teme hablar de la lucha racial por los espacios públicos que los afroamericanos siguen librando en todo el mundo. En esto recae el encanto de Chanda Prescod-Weinstein, navega entre la dulzura y cuidados de la enseñanza hasta la firme trinchera de su disciplina.

Aquello se concreta en un pequeño pero conmovedor texto titulado “A Black Lives Matter Bedtime Story”, donde relata el origen de nuestro universo y las condiciones físicas que provocaron el origen de la tierra, y lamentablemente, las violencias raciales que existen en ella:

Algunos de los que tienen menos eumelanina han sido durante mucho tiempo crueles con los que tienen más. No estamos muy seguros de por qué esto es así, pero podría deberse a la pereza y/o porque están celosos de nuestro boogie. Pero a pesar de esto, las vidas negras provienen de la misma barogénesis, las mismas supernovas y la misma formación de estructuras. No importa lo que diga la gente de eumelanina más baja, Black Lives Are Star Stuff and Black Lives Matter(2).

Chanda Prescod–Weinstein

Mujeres en la ciencia

La lucha de las mujeres por ingresar al gremio científico es un problema a nivel mundial, en México sólo el 33% ha logrado conquistar los espacios destinados a la ciencia (3); por esto, es importante hacer redes de mujeres desde todas las disciplinas y en todos los niveles. Estos grupos podrán generar el lenguaje necesario para nombrar y combatir violencias normalizadas por las estructuras de poder en los espacios de trabajo.

Te compartimos una de sus conferencias sobre astrofísica:

https://www.youtube.com/watch?v=bAqseJNNC7E

Si quieres conocerla un poco más, ella ha recopilado todos sus textos disponibles en línea:  http://www.cprescodweinstein.com/writing


(1) https://medium.com/@chanda/making-meaning-of-decolonising-35f1b5162509?fbclid=IwAR3RbWUzZoNF7JOUNaDxNC3IwFNjQS6O5w6uWfkT8pQY4HxOdmD94BhHQIg#.syyyafwcv
(2) Las Vidas Negras Son Polvo de Estrellas y las Vidas Negras Importan.
(3) Tomado de La Jornada, 10/02/2019
(4) Las citas son traducciones de Oleaje