Hace un par de días se viralizó un poema de Marianela Saavedra. Muchas mujeres se identificaron con la declaración poético-corporal de la escritora. Oleaje no dudó en contactarla para que nos contara un poco más de su trabajo poético, así como sobre la carga política de los cuerpos. Les compartimos las palabras de Marianela, quien nos escribe desde El Bolsón, Río Negro, Argentina:

Poesía y política:

La escritura surge en mí desde niña. Siendo ya adulta, aparece como forma constante de expresión y herramienta de militancia; en concordancia con mi lucha como sobreviviente de violencia de género y mi encuentro con los feminismos. He transitado diversos espacios de militancia tanto en el ámbito laboral (soy profesora de educación especial); como en espacios de derechos humanos y feministas (socorristas, activismo gordx, transfeminismo, maternidades feministas).

Creo que la realidad socio-política mundial fue una de las causas de que la poesía se convirtiera, o más bien, recuperara, una de sus finalidades: la de traducir y transmitir la realidad para poder llegar a entretejer nuevas posibilidades de decir y hacer.

Foto: Cami Tarantino

Poesía para ser y estar:

Uso la poesía para crear conciencia de que mi cuerpo es parte real de mí; no sólo lo que pienso, lo que digo, lo que escribo. Mi cuerpo es también quien soy; quien soy también es mi cuerpo; el cuerpo es una actitud política. A la vez, incursioné en el activismo gordo y entendí cuántas cosas de la gordura no han sido valoradas desde, por ejemplo, el arte. Sentí como lógico y coherente que la poesía hable también de las gordas; de la belleza de las gordas; de los dolores, de las ausencias y de deseos de, y hacia, los cuerpos gordos.

Foto: Flórecita Yáñez Podoroska

¿Existe una agenda poética feminista?

Creo que lo que la poesía combativa, y feminista necesita, es convertirse en cotidianeidad de los medios de expresión, necesita dejar de ser como la rareza de la literatura y ser valorada en su amplitud de posibilidades. Para ello, es importante la difusión desde los espacios de militancia hacia los espacios más formales y literarios, para, a su vez, impregnarlos de militancia.

En lo personal, me gustaría poder darme los tiempos reales para escribir más, aprender cómo puede ser viable la autogestión, ampliar los modos, formas y redes de difusión, y sobre todo, poder encontrarme con quienes me leen, con quienes se encuentran en lo que escribo.

Proceso de escritura vs. proceso editorial

No escribo en red pero si propicio que toda red feminista y transfeminista pueda valerse de lo que escribo, tanto como para difundir objetivos y finalidades, como para generar movidas o publicaciones que les acompañen a la concreción de sus metas. 

Mi escritura tiene dos instancias, por un lado la difusión por las redes, lo cual tiene un impacto y alcance inmediato que no siempre logro dimensionar; sin embargo, lo entiendo como fundamental para la difusión no sólo de los poemas en sí, sino de ideologías y nuevos paradigmas a tener en cuenta dentro de los feminismos.

Por otro lado están mis libros, los que surgen como consecuencia de mucho acompañamiento de mis amigas, a las que siempre les regalaba mis escritos y quienes fueron las primeras en considerar la posibilidad de que esas poesías estuvieran en un libro.

Foto: Andre Alán

Mundo editorial

El primero que publiqué fue siguiendo las instancias que establece el mercado. Busqué una editora, hice el registro de propiedad intelectual y acepté las pautas del mercado. No me sentí cómoda o identificada con todo esto y al segundo libro tomé la decisión de ser autogestiva; aprendí más o menos a maquetar, no hice ningún tipo de registro de propiedad y continué con mi intención de no corregir significativamente los errores como intención política también.

Mi primer libro, Maldita eres, es pequeño y de un contenido muy diverso pero ya con una evidente intención feminista. El segundo, Poesía, ya tiene mucha impronta mujeril, amor a los libros y un pulso de narración de vida. El tercero, Reaccionaria, es combate puro, es parte de la historia de los dos últimos años de Sudamérica contado en clave poética. El cuarto, Ay, es belleza, amor, dolor y un abrir el pecho y el alma para dejar que todes se vengan a leer ahí. En este momento estoy pariendo otros dos libros, uno de ellos es específicamente sobre el activismo gordo desde la poesía. 

Poetxs a seguir

Me gustaría rescatar a autorxs argentinxs que no son tan conocides, pero que tienen una sensibilidad y calidad poética que me atraviesa y me orienta.

Camila Sosa Villada 

Carlu Cab 

Mdiosque 

Xeniacorrea 

Y también resaltar a arita.la.huerfanita y a toulouse_fotografia quienes hicieron el arte de tapa de dos de mis libros.


GÉNESIS

Una nube no puede 
derrumbar una casa 
más puede devorarse 
una montaña entera, 
completa, en un segundo. 
La lluvia no puede 
quebrarte los huesos 
pero puede caer 
hasta llevarse un barranco, 
un puente, animales y plantas. 
Dónde radica 
la fuerza de las cosas?, 
qué es natural?
qué es devastador?
qué es insignificante?. 
Todo es nada 
cuando no se ve 
el todo. 
Nada es casi todo 
lo que no vemos 
por no ver el todo.

Casi que ya no creo 
en nada que empiece 
con prefijos de individualidad.

Yo llegué a la cima, 
la verdad, no era 
lo que se veía 
desde abajo 
cuando miraba 
con ojos de todxs.


LIMONERO

El limonero se moría
y mi madre un clavo le clavó
me dijo que cuando el árbol
da frutos mustios
que no son pa´ jugo ni veneno
cuando el fruto es a la boca
lo contrario al terciopelo
cuando las hojas se caen
antes de antes del invierno
cuando las ramas muestran
un claro desprecio a ser
sostén y desvelo
cuando el limonero cree
que se está muriendo
hay que clavarle un clavo así,
bien adentro hasta la savia
que se ha quedado dormida,
clavado, ¡así!
que sienta dolor y miedo
que crea que se lo traga la tierra
que se crea que ya tiempo no le queda
y grite en seco
y chorree su jugo interior
y comience a producir olores y elixires
y colorcitos pasteles
y gajos y hojas y frutos
que sean pal alivio y pal pecado
y pal descanso del que camina
y pal aliento del desahuciadx
y pal premio del asoleadx
porque son mujeres los limoneros
y por eso vuelven a nacer después de muertos,
trazando de la tierra al cielo
un vertical y horizontal deseo,
que alguna siempre nos enseñe
que de ese clavo enterrado en nuestro centro
saldrá infinitamente el último aliento,
el que nos dice que nosotras
aunque nos andemos muriendo
aunque nos estemos muriendo
volveremos a nacer
como el limonero.


 PUTITES

Un amor de putos 
como especiero 
lleno de pimienta, 
lleno de ajiputapario, 
como maracuya extra maduro, 
como vino del bueno, bueno, 
como premio de kermes, 
como bicicleta nueva, 
como humo de flores, 
como la cumbia 
de las 2 de la mañana 
que me agarra justo, justo
mirándote a vos, 
y los dragones 
que se mueren de envidia 
y las viejas atragantadas 
comentando que este amor 
sólo puede ser de putos 
porque no les respeta 
ni la siesta, ni la fiesta 
ni el mandamiento, ni el Dios, 
porque amores predestinados 
tiene cualquiera 
pero un amor de putos, 
ja, un amor así, 
es sólo por mérito y decisión, 
es por la valentía 
que da el deseo, 
es mil bombitas 
explotandote en la cara, 
es romper armando, 
romper amando.
Romper Amando.

Les deseo a todxs, un amor de putos aunque sea una solita vez.


LLOVER

 Hago silencio 
para escuchar la lluvia 
y el sonido del agua 
cayendo en el techo 
se bate a duelo 
con las palabras 
que todo el tiempo 
suenan dentro mío,
siempre ha sido así 
nunca me he podido callar 
ni cuando me lo exigieron 
ni cuando me lo demandaron 
ni cuando me pegaron 
para silenciarme,
nunca he podido 
hacer silencio 
ni siquiera 
para escuchar la lluvia 
que me hace pensar 
que quizás por eso 
escribo...
hay un galaxia en mi mente 
que no para de parir palabras 
que como si fueran 
estrellas o cometas 
salen de mi 
a morir por ahí 
a cumplir deseos por ahí 
a impactarse por ahí.
Nunca me he podido callar 
y el cielo tampoco 
nunca ha podido 
dejar de llover 
ni aun cuando nos inunda 
ni aun cuando el sol 
ha salido ya.
Escribir y llover 
se me hacen 2 verbos 
necesarios y parecidos.


GORDO DESEO

Me besa la panza y dice
que mi panza le gusta
y yo me concentro en dar
pequeñísimas, imperceptibles
bocanadas de aire,
hunde sus dedos en mis nalgas
se hunden, se hunden
mis carnes blandas
no parecen tener tope
y yo miro nada en la nada,
rebota mi inmenso culo
en su vientre
y yo le pido perdón
y pienso que el deseo
no puede nacer
en mis estrías de colores
ni en los pliegues de mi espalda
ni en la hinchazón de mis tobillos
ni en la pendiente circular de mi papada
pienso que me esmere tanto
en elegir colores
y ensayar posiciones
y en leer libros
y escribir poesías
para que me desearan
por culta, por eufórica,
por inteligente, por lo que sea,
y no por mis formas
sin embargo dicen elles
que me desean por mí
y yo, yo soy gorda
portadora de estigmas
de miradas, de penitencias
peregrinante de mis límites
sonámbula de una belleza
que debe rendir cuentas
de porque elegí ser así
porque independientemente
de las opiniones y talles ajenos
yo elijo ser gorda
y elles dicen
que me desean por mí.