Yo no sabía mucho de Standup, menos de StandUperras. Un día, scroleando Facebook, me di cuenta de que muchas de mis amigas cercanas estaban haciendo cosas increíbles y feministas. Puse más atención a sus posts y descubrí que una de ellas pertenece a una colectiva de Standup. Puse el zoom en su colectiva y, con el fin de agrandar las redes feministas, les propuse hacerles una entrevista. 

SandUperras es un colectivo de comedia que nació para cambiar los paradigmas femeninos y patriarcales.

Platiqué con dos de sus integrantes y esto fue lo que nos contaron.

¿Cual es la historia del colectivo?

Corina Del Carmen: Cynthia Híjar, una de nuestras integrantes, comenzó organizando shows feministas de comedia. Nuestra primera vez como StandUperras fue en el Festival Internacional de Cabaret 2017, a partir de ese momento se consolidó el colectivo.

¿Quiénes son StandUperras?

C: Standuperras la conformamos Cynthia Híjar, Tamara de Anda, La Mala Marquina, Sara Silva y yo (Corina). Utilizamos la comedia como una herramienta política. Todas somos feministas con posturas diferentes. Criticamos el status quo.

Cómo colectiva tenemos claro que queremos eliminar estereotipos y ofrecer al público una comedia con enfoque. Buscamos no sólo hacer algo gracioso con el standup, también queremos invitar a la reflexión sobre las luchas de las mujeres. Nuestro reto es abrir otros espacios y hacer una comedia diferente.

Las transformaciones sociales se dan desde muchos frentes, el activismo no sólo es ir a las marchas u ocupar un alto puesto político. Todas podemos abonar a las luchas femeninas. StandUperras hace activismo desde el humor. 

¿Qué temas permean su comedia?

C: Todas tenemos una rutina de standup practicada. En Standuperras hablamos de cosas que nos atraviesan, como salir del closet, habitar cuerpos gordos sin miedo a la sociedad. Hablamos desde nuestro lugar, desde nuestra experiencia, hablamos de los que nos afecta; por eso somos tan molestas, nos exhibimos solas sin necesidad de un hombre. 

Con nuestras rutinas nos burlamos de lo que nos atraviesa desde un lugar chido. Nos adueñamos de nuestras historias; hablamos de la violación desde la crítica de lo que vive una mujer cuando la violan; temas escabrosos…

Éstos causan resistencia, puede que, cuando los compartas, la gente piense que los quieres aleccionar. Nosotras los contamos en forma de chistes y así no caen pesados. ¡La gente se caga de risa!

La mayoría de nuestro público es feminista, aunque también va gente que no tiene bagaje, que piensan diferente y la pasan bien. Hablamos de forma ligera. Nuestro show se presta para que las personas platiquen al cerrar el telón, a la reflexión posterior. 

Somos una colectiva de mujeres que nos damos amor, energía y fuerza, y lo derramamos en el escenario para las morras que van. Ése es un acto político: crear espacios de libertad y de alegría para las mujeres.  

StandUperras conquistó un espacio. El Centro Cultural 77 es rudo de llenar, pero la gente que asiste al show se va feliz. Asisten morras y hombres, los primeros shows eran más mujeres. Tenemos temporada hasta febrero cada jueves a las 10 pm.

¿Cómo expresa su feminismo StandUperras?

C: Decimos cosas reales en el escenario. Somos feministas porque estamos conquistando nuevos espacios. Sabemos que como mujeres, históricamente, se nos ha negado hablar. Al expresarnos en el escenario estamos conquistando y reinvidencándonos. 

Hay moldes sociales sobre la mujeres, Marcela Lagarde dice:

Existen cautiverios de las mujeres, moldes de las mujeres, moldes mexicanos. Existen estereotipos y roles en los que cabemos siempre las mujeres. Pero existimos mujeres que no entramos en esos moldes, mujeres diversas.

En el standup hablamos desde esa diversidad.

¿Cómo es tu rutina? 

C: La Mala y yo, por ejemplo, fumamos marihuana. Yo en mi rutina hago una una reivindicación de mi consumo. Hago alusiones a que soy pacheca, desde un lugar bien relax y normal. Soy una mujer normal que fuma, la gente no imagina que una mujer pueda fumar. Hay muchos estereotipos que tratamos de romper desde el standup. Tengo un trabajo y fumo mota y no pasa nada. No robo para comprarme hierba, soy una persona normal.

Mencionar a la marihuana ayuda a poner el tema sobre la mesa. El show se presta para abrir espacios; mencionar las cosas de forma normal.  Normalizamos que las mujeres podamos fumar mota y así quitamos un estigma.

Mala: La rutina la escribí hace unos 4 años, acababa de llegar a la CDMX. Describo mi feminismo retratando la forma en que salí del closet. También toco el tema de la gordofobia. Quiero escribir una nueva rutina de cosas que me atraviesan actualmente. Ya salí del clóset, ahora quiero hablar sobre ser alcohólica, pacheca, sobre cómo me reconstruyó.

Camerino


Me nombro lesbiana o lencha, estos términos me describen de forma política. Jamás me he sentido discriminada dentro del feminismo. Ser feminista me hizo apropiarme de mí misma; darle una postura más política a mi lesbiandad. Para mí es es importante estar en comunidad y nombrarnos individualmente.

¿La comedia es un trabajo político para las StandUperras?

C: Al abordar ciertos temas desde una mirada feminista, desde un análisis del género, de la desigualdad, buscamos dejar esa semillita de reflexión. En lo personal creo que en estos tiempos de violencia exacerbada hay una pedagogía de la crueldad. 

Todos los días vemos noticias de descuartizadas, asesinadas, vivimos con miedo. Tener espacios de risa, de alegría y de felicidad es una incidencia política, necesitamos subir los ánimos. Como mujeres estamos espantadas, con miedo, estamos emputadas. Nuestro show es un espacio donde estar contentas, donde podemos reírnos.

¡Ser feliz es resistencia también!

M: El standup se trata de defender tus posturas. Muchos standuperos no lo toman tan político, hablan de cosas chistosas. Somos un grupo de mujeres, dentro de una escena donde siempre estamos atrás. 

Actualmente hay un auge de mujeres haciendo standup, no todas tienen una postura política. Para mí, tomar los espacios ya es contestatario, aunque no hables del feminismo.

En Standuperras enfocamos todo lo político desde lo personal. Cada una habla desde su perspectiva y su vivencia. 

¿Qué piensas del standup másculino?

C: Los hombres standuperos en general son machirules. Buscan siempre el chiste fácil, su standup es mainstream y mantiene la hegemonía. Sus temas siempre son de pobres, de morenos, de gordas, de histéricas. Su comedia no es contestataria, no es transgresora y quiere mantener la hegemonía. 

https://www.youtube.com/watch?v=2NB63mk-9_8

A los standuperos les sale lo machirul. Por ejemplo, del taller que tomé de standup salió también un compañero que tenía el siguiente chiste: “¿Qué pedo con las mujeres de ahora? Ya quieren todo, son unas exigentes. Antes un chingadazo y se calmaban, ¡qué mal están los tiempos!”. Este ex compañero de taller era un hombre joven y aún así mantenía la hegemonía patriarcal.

Los hombres hacen chistes de violación, de “me la eché en la fiesta”, de “son pesadas cuando les baja”. Sus chistes refuerzan los estereotipos en contra de los mujeres. En México, que es un país racista, clasista, sexista, ésa es la comedia que triunfa, comedia tipo Televisa.

¿Qué opinas de la lucha feminista hoy? 

C: Somos una generación que gozamos de muchos derechos; antes las abuelas no podían votar. Es reciente. Somos de las primeras generaciones que gozamos de una batería de derechos. En 2007 se despenalizó el aborto, el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos es tan nuevo entre nosotras.

Las morritas más jóvenes traen un boom de muchas expresiones, parten de otras cosas. Ellas ya no tienen que luchar para votar o decidir sobre su cuerpo, están creando cosas que van más allá. Más allá de nuestras ancestras que nos abrieron camino. Están las poetas, las escritoras, las periodistas, las comediantas, las bailarinas, todas expresándose de un montón de maneras que antes ni pensábamos.

Antes estábamos preocupadas en ganar ciertos espacios, que ahora ya están ganados. Ahora tenemos que habitar espacios más útiles, como la comedia. 

Marichuy, durante su campaña política, decía que no iba por la presidencia, ella iba por la organización social. El feminismo habla de la lucha colectiva, Marcela Lagarde nos dice que ninguna mujer ha logrado nada sola, siempre en colectivo. El feminismo es colectivo.

La alternativa no es arriba o abajo, es horizontal: hacer redes, despertar esa conciencia colectiva.

Las mujeres traemos mucho esa conciencia de colectividad, por el momento histórico en que vivimos. 


Si ya fuiste a ver a StandUperras cuéntanos qué tanto reíste y si no, obvio tienes que ir a verlas. 

Facebook: @StandUperras
Instagram: standuperras
Para comprar boletos da clic aquí.