Entendí el mansplaning gracias a la academia. Hace meses que no visito la universidad en la que estudié. Sin embargo, esto no ha sido impedimento para que uno de mis ex profesores,  comente mis publicaciones en redes sociales y me explique todo lo que está mal en mi pensamiento. Al inicio, me sentía insegura y asustada. Pero seguí leyendo e informándome sobre los temas que yo debatía. Eso me dio seguridad y confirmé varias cosas. La primera fue que, aún equivocada, tenía todo el derecho a desvariar en mis redes; la segunda, que resulta antipedagógico humillar y ridiculizar a ex alumnas que ya no están bajo nuestra tutela. Así entendí que aquel profesor sólo tenía una incontenible necesidad de reafirmarse en el mundo explicándole cosas a las mujeres.

Mansplaning

El término “mansplaning” surgió a partir de un artículo publicado en 2008 de Rebbeca Solnit titulado “Los hombres me explican cosas”. En él, la autora plantea las dinámicas de poder y reafirmación del mismo sobre las mujeres que obtienen los hombres al asumir que sus interlocutoras femeninas siempre son más ignorantes e ingenuas que ellos: “Es la arrogancia [masculina] lo que lo hace difícil, en ocasiones, para cualquier mujer en cualquier campo,  la que mantiene a las mujeres alejadas de expresar lo que piensan y de ser escuchadas cuando se atreven a hacerlo; la que sumerge en el silencio a las mujeres jóvenes indicándoles, de la misma manera que lo hace el acoso callejero, que este no es su mundo”.

Si quieres conocer más del término puedes leer el ensayo “Los hombres me explican cosas”, así como la compilación de ensayos que realizó la autora bajo el mismo título. También, puedes escribirnos a contacto.oleaje@gmail.com para compartirnos tu testimonio.