Probamos este lubricante cannábico y ecofeminista

Probamos un lubricante delicioso cuyo ingrediente principal es la cannabis o el cáñamo. Descubre todo sobre él: su origen y relación con la historia en la brujería y su uso actual en la voz de las mujeres que lo crean. Conoce cómo funciona, cómo usarlo y cuál es su conexión con el empoderamiento femenino.

Lubricante y algo más

La relación cuerpo-sexualidad y su control a través del matrimonio y la maternidad es una de las formas en las que el patriarcado ha oprimido a las mujeres. Como nos indica Silvia Federicci en Calibán y la bruja:

Durante el siglo IV “el clero reconoció el poder que el deseo sexual confería a las mujeres sobre los hombres y trató persistentemente de exorcizarlo identificando lo sagrado con la práctica de evitar a las mujeres y el sexo”.

Se delimitaron los actos sexuales con el contrato del matrimonio y el confesionario se volvió el lugar en el que las mujeres podían liberar la culpa de su sexualidad. 

Fueron muchos los medios a través de los cuales la casta patriarcal intentó quebrar el poder de las mujeres y de su atracción erótica. Federicci continúa: “Durante la caza de brujas, a los anticonceptivos se les llamaba «pociones para la esterilidad» o maleficia, se suponía que las mujeres eran quienes los usaban”. El gran conocimiento que las mujeres tenían de la naturaleza las convertía en las herejes por excelencia. Su sabiduría era temida.

Ilustración del Fanzine Sangra y Flora por Mariana Esqueda

Historia del lubricante cannábico 

En tiempos remotos, las mujeres sabias de las plantas utilizaban el cannabis de forma recreativa. Cannabis magazine cita a Kemp y asegura que las brujas usaban el “aceite de semillas de cáñamo en ungüentos para permitirles volar”.

De igual forma, Escohotado Antonio, en su libro Las drogas. De los orígenes de la prohibición, narra que en 1692, el inquisidor Johannes Nider denunciaba que una bruja “tras desnudarse y aplicar su pomada, quedó dormida, y ayudada por el diablo soñó con la lúbrica Venus”.

Se trataba de brujas descubriendo la relación entre las sustancias psicoactivas y su cuerpo/sexualidad. Eran ellas quienes impregnaban las escobas de sus armarios con estos ungüentos. Así, a través de la alquimia, convertían plantas en afrodisíacos para sanar su cuerpo-mente gracias al placer de los orgasmos. Satán, encarnado en la escoba que las penetraba, las conducía al sabbat o a la transformación animal momentánea.

Escohotado Antonio refiere que en 1234, una acta inquisitorial reveló el origen de la creencia de las escobas voladoras: al revisar el desván de una dama, encontró un ungüento con el que se engrasaba un bastón, sobre el cual podía deambular y galopar a través de todos los obstáculos.

Las mujeres se convirtieron en las herejes por excelencia, acusadas de sodomía y locura sexual. Señaladas por su culto a los animales, de regodearse en rituales orgiásticos, como el de penetrarse con palos y volar, o sacrificios de niños. 

Ilustración del Fanzine Sangra y Flora por Mariana Esqueda.

Brujas contemporáneas 

Pero, ¿por qué sigue vigente el uso del cannabis y su poder afrodisíaco en las mujeres y brujas de la actualidad? Existen mujeres que no solo son aficionadas al consumo recreativo de la marihuana, también se inspiran en el poder de la planta para crear su lubricante.

Mujer Pájaro Azul  es la marca de lubricante de cannabis de Nisiuatl Jimenez Tlajtoli, una practicante de herbolaria femenina y ginecología natural. También conocimos a otra bruja, Anagama, con su marca Weedelicious y a Yolotl Villanueva con Hoja Verde.

Ellas nos cuentan la forma en que el uso del lubricante cannábico empodera a las mujeres sobre su cuerpo:

Desde que una mujer busca probar el  lubricante de cannabis, es que está más atenta de su sexualidad. Esa mujer busca otro tipo de estimulaciones aparte de las que le pueden brindar sus compañeros o compañeras sexuales. Una mujer empoderada de su sexualidad es alguien que ya se dio cuenta de que hay muchas herramientas para estimular su líbido, conectar mental, emocional y físicamente.

Tanto Nisiua como Anagama consideran de vital importancia que las mujeres disfruten sin tabúes ni restricciones de su líbido sexual. 

Yolotl nos dice lo siguiente sobre el empoderamiento:

El lubricante da a la mujer el poder de conocerse. De descubrir cómo tener un orgasmo prolongado y de reencontrarse con su cuerpo, sin necesidad de que el otro lo explore por ellas. Las mujeres debemos entender nuestros procesos: el empoderamiento es el autoconocimiento. El autoplacer sexual debe crear redes de mujeres con información acertada y sin estigmas, sin seudónimos como putas

¿Qué es Hoja Verde? 

“Hoja Verde. Herbolaria Sagrada nació en el 2015 como investigación, prácticas y uso terapéutico del cannabis. Partió de una experiencia de agricultura orgánica, practicando durante 7 años previos en permacultura y dos años de estudio de herbolaria.

“Nos enfocamos en la producción de  más de 40 productos con base de marihuana: cosméticos, medicina y repostería, los cuales pueden tener uso terapéutico y recreativo. Consumimos materias primas locales. Desarrollamos tertulias, talleres, conversatorios en comunidades con información acertada del cannabis, informamos sobre sus beneficios múltiples en el tema de agricultura y uso textil.

Damos terapia con cannabis. En el caso de las mujeres con cáncer, ellas experimentan poca lubricación vaginal o resequedad vaginal. La quimioterapia causa grietas en la vagina demasiado dolorosas. El lubricante, que también está dedicado a estas mujeres,  hidrata de forma profunda  y previene infecciones vaginales, regenera la piel y cicatriza las heridas. Dentro de los beneficios de la planta, está el de estimular la lubricación vaginal. Además es antimicótica, antiinflamatoria y cicatrizante”. 

¿Qué es Mujer pajaro Azul?

“Nos enfocamos en los cuidados femeninos, no sólo el lubricante cannábico. Contamos con otros productos como cremas para infecciones vaginales, tinturas para botiquín lunar, etcétera. Para mí, esta labor me ha costado esfuerzos, desvelos, sonrisas, abrazos y hasta ahorita es un proyecto que ha llenado mi vida. El auto cuidado se puede compartir, así como los conocimientos.

Fuente: Mujer Pajaro Azul

“Colectivizando vamos a encontrar  mujeres empoderadas de cualquier nivel social. La sanación no debe ser de quien la pueda pagar. Parte de mi propósito y de mi misión con este proyecto, es que todas las mujeres tengan acceso al conocimiento del autocuidado; y así, que se apropien de su cuerpo, lo conozcan y defiendan. Nuestro cuerpo es nuestro territorio, el primer territorio de defensa”.

¿Qué es Weedelicious

“Weedelicious nace en junio de 2018, posterior a los debates hechos en México por la legalización del cannabis. Trabajo a partir del autocultivo de plantas de marihuana o con material fresco. Trabajando con el cannabis, pude ver otros aspectos beneficiosos. El aceite de cannabis sirve para sanar más rápido los tatuajes y para desvanecer arrugas leves en rostro y cuello. El ingrediente secreto de mi producto es el aceite de rosa mosqueta”.

¿Cómo utilizar esta poción/lubricante sexual?

“La estimulación va directo en el capuchón del clítoris, se aplica un poco del aceite canábico dentro con los dedos y en la pared vaginal para aumentar la lubricación. El cannabis se activa por calor al momento de tener fricción, ya sea por nuestra mano o por nuestra pareja. La mayoría de las plantas son volátiles al calor. En la marihuana, los cannabinoides tienen que estar expuestos a temperaturas altas para poder sacar sus propiedades. 

“Se puede aplicar en toda zona erógena como senos, piernas, glúteos, vulva, vagina y clítoris. Es hipoalergénico e ideal para masajes”.

¿Por qué la cannabis es afrodisíaca? 

“También existen explicaciones fisiológicas a la reacción estimulante de la marihuana en el cuerpo de las mujeres. La mujer posee más receptores endocannabinoides, y quizás en lugares más relacionados con su estimulación sexual, porque, se encuentran en los tejidos grasos que poseemos en mayor cantidad”.

El portal Cannabis.es explica que el THC (tetrahidrocannabinol) está relacionado con la progesterona y activar los mismos receptores que ésta. Así como el THC se asemeja a la progesterona, el CBD (cannabidiol), más abundante en las cepas índicas, se encarga de inhibir la enzima que la metaboliza. Al evitar la recepción de la progesterona y saturar sus receptores no inhibidos con THC, es cuando podría producirse el efecto afrodisíaco. Así, esta hormona regula la líbido femenina por anulación.

¿Qué esperar del lubricante cannábico?

“Se considera a la pócima como un lubricante meramente femenino. Utilizarlo durante la masturbación resulta más conveniente que en relaciones sexuales, ya que su base de aceite puede romper los condones. El lubricante tiene un fuerte olor a marihuana y resbala muy suave sobre la piel, con la fricción sobre la vulva genera calor en el exterior e interior”.

Yolotl específica que se debería de denominar a este lubricante como un “estimulante” ya que provoca los ogasmos, los prolonga, genera una lubricación muy rica y no se compara con los productos sintéticos.

¿Acaso fueron las brujas las primeras ecofeministas?

Las brujas de la antigüedad atacaron directamente las relación de explotación de la naturaleza y control sobre el cuerpo de la mujer. En la Historia de la Sexualidad, Michel Foucault afirma que los mecanismos generales, profundos y sutiles del ejercicio del poder, están basados en la discriminación, donde la “violencia de género es central en la reproducción del sistema”. El escarmiento público en la hoguera fue la forma de violentar la sabiduría del género femenino. Mantener el status quo religioso donde sólo Dios puede sanar con su mano santa era prioridad.

Las brujas contemporáneas se enfrentan (nos enfrentamos) a un panorama más oscuro que el propio sabbat: el mundo actual donde reina el capitalismo voraz que abduce los cuerpos femeninos, los vende mediante la trata y los hipersexualiza en forma de seudoapertura. Sí, el capitalismo es violento.

Marcela Lagarde nos dice que el rol de las mujeres “está constituido por una pedagogía de género para encargarnos de la vida de los otros”, de la familia y del esposo, pero nunca de nosotras mismas. ¿Qué hace una mujer con su tiempo cuando no está dedicada al cuidado de los hijos o del cónyuge? Tenemos tiempo de tocar nuestros cuerpos, nuestro primer territorio, así, ya no somos más ese ente colonizado. Nuestro sentido de existencia deja de girar alrededor del espacio privado y emerge en lo público y político.

Reconocimiento de nuestro primer territorio

Cuando nos palpamos las carnes y nos reconocemos como puro erotismo, comenzamos a reconocer lo que agrede este territorio. El reconocimiento de lo que nos violenta nos hace comunicarlo con otras mujeres, definirlo y querer contrarrestarlo. Nos hace crear redes con otras mujeres para denunciar lo que no nos provoca placer, lo que nos violenta. La violación, el abuso sexual y la trata de mujeres no deben legitimarse, ni normalizarse como formas de placer para la mujer. 

Cuando nos erotizamos, desvinculamos la idea de que el cuerpo femenino funciona para la reproducción y el placer de los hombres. Nuestro femenino funciona para nuestro placer, para nuestro goce. Y esto es una ataque directo al patriarcado.

Mujer Pájaro Azul https://www.facebook.com/mujerpajaroasul/

Anagama https://www.facebook.com/aletheia184

Hoja Verde https://www.instagram.com/yolotlwennth


Estefanía Millán

1 Comment

  1. nisiuatl

    GENIAL DEBERIAMOS JUNTARNOS LAS ENTREVISTADAS EN UNA CONVERSA

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *