El 5 de mayo de 2017, fui a mi primera marcha dentro del campus principal de Ciudad Universitaria. ¿El motivo? Justicia por el feminicidio de Lesvy Berlín Rivera Osorio dentro de las mismas instalaciones de la UNAM, dos días antes de la marcha.

Hasta la fecha, me cuesta entender por qué Lesvy, quien hoy tendría mi edad, ya no vive. La noche de la marcha no dejaba de preguntarme el por qué. Si ella sólo iba caminando con su mascota y con su pareja en CU, como yo he hecho mil veces. ¿Por qué? Entre la angustia, el miedo y la rabia, la única respuesta que pude darme sobre la situación, es que necesitaba reconocerme como feminista. 

El 5 de mayo, marché con muchas mujeres que hoy son mis compañeras en Oleaje. Nosotras existimos por y para Lesvy. Somos Lesvy. 

Lesvy Berlín Rivera Osorio

Por eso hoy, a casi un mes del inicio del juicio, después de 2 años y 4 meses de que Jorge Luis González Hernández -su entonces pareja sentimental- la asesinara, queremos recapitular todo lo sucedido en el caso. Porque no podemos olvidar. No podemos perdonar.

No fue suicidio, fue feminicidio

Encontraron el cuerpo de Lesvy, colgado del cable de una caseta telefónica, a las 05:05 am del 3 de mayo de 2017. Horas después la noticia ya estaba en boca de todos y, como era de esperarse, ni la policía, ni la UNAM tenían información clara. Sin embargo, los “rumores” de un posible suicidio no se hicieron esperar. 

El 5 de mayo, después de la marcha, el Twitter oficial de la PGJCDMX publicó una serie de tweets con información personal de Lesvy. Información completamente irrelevante que sólo sirvió para revictimizarla. Nos dijeron, en pocas palabras, que lo que sea que le haya pasado, fue su culpa, casi una consecuencia directa de sus acciones. 

Por varios meses la versión oficial fue que Lesvy, después de discutir con su novio, se suicidó frente a él, ahorcándose con el cable de una caseta telefónica. ¿Y Jorge Luis? A él se le imputó el cargo de homicidio doloso por omisión, a pesar de lo que se muestra en las cámaras de seguridad de la UNAM y de haber testigos oculares de la violencia física que ejerció sobre Lesvy durante su relación.

En mayo de este año, la procuradora capitalina Ernestina Godoy, ofreció disculpas públicas a la familia de Lesvy por el maltrato sistemático que sufrieron, y por la revictimización a su hija, durante el proceso de denuncia por parte de la PGJCDMX. La procuradora aseguró que: “nunca más se va a revictimizar y discriminar a una mujer víctima de violencia”. ¿Cómo vamos con eso, procuradora?

https://www.youtube.com/watch?v=w7fdt2Ko-nQ

En el mismo mes, Felipe Edmundo Takajachi Medina, director del Instituto de Ciencias Forenses de la Ciudad de México, también ofreció disculpas públicas a la familia de Lesvy por la violación a los derechos humanos que cometieron durante la necropsia. A su vez, admitió que el proceso no se llevó a cabo con perspectiva de género y no siguieron los lineamientos necesarios para casos de feminicidio.

La madre de Lesvy Berlín Rivera Osorio

El 6 de julio de 2017, se le imputó a Jorge Luis a cumplir prisión preventiva oficiosa durante 4 meses por homicidio simple. La versión oficial seguía siendo que Lesvy se suicidó. Su familia, además de rechazar tajantemente la declaración, comentó que las autoridades entorpecieron las investigaciones y les negaron varias veces acceso a la información. 

Un año y dos meses después, el 10 de abril, gracias a la lucha de Aracely Osorio, mamá de Lesvy, de numerosos colecivos y mujeres feministas de todo el país, la PGJ declaró que a Lesvy la asesinaron; reclasificaron el delito de Jorge Luis a Feminicidio Agravado. Una victoria.

Aracely Osorio, madre de Lesvy Berlín Rivera Osorio
Aracely Osorio, madre de Lesvy Berlín Rivera Osorio

Desde entonces, Aracely Osorio se ha vuelto parte fundamental del movimiento feminista en México, exigiendo cada vez más fuerte la justicia que corresponde y que se nos ha negado de forma sistemática a las mujeres en todo el país, especialmente a las mujeres pobres.

¡Todas somos Lesvy!

Hoy, 11 de octubre de 2019, los jueces dieron el fallo en favor a la familia de Lesvy. Jorge Luis fue declarado, al fin, culpable del feminicidio del 3 de mayo de 2017. La condena y la reparación moral a la familia se determinarán en próximas audiencias. Acorde a las exigencias de los padres de Lesvy, todas esperamos la pena máxima.

Feminicida de Lesvy Berlín Rivera Osorio
Jorge Luis González Hernández, feminicida de Lesvy Berlín Rivera Osorio

Si queremos aplaudir y agradecer a alguien, tiene que ser a Aracely. Gracias a su rabia, fuerza y tremendo amor por su hija, es que hoy se hizo justicia. 

La carga que ha soportado Aracely desde hace dos años, es algo que todas las mujeres conocemos porque lo hemos vivido: nuestros cuerpos tienen las mismas memorias y heridas. 

Por eso lo personal es político y nuestras experiencias son colectivas. Por eso si nos tocan a una, nos tocan a todas. Así es como nos empujan la rabia y el amor a no dejar de luchar por todas. Como Sarah Ahmed explica en La política cultural de las emociones, ellas impactan en la forma que construímos nuestro contexto social y, al mismo tiempo, como éste nos moldea.

No podemos olvidar que esta sentencia, además de ser una victoria, es un recordatorio de que tenemos a todo un sistema que nos quiere calladas o muertas, y la única forma que tenemos de protegernos, salvarnos y tirarlo, es salir y tomarlo juntas. 

Lo que más me dejaron, Lesvy y su madre, es la claridad de que hacer redes entre nosotras es la única forma en la que vamos a tumbarlo.