Vōx: cómo convertir la sensibilidad en tu mayor fortaleza

vōx (así, en minúsculas) es una cantante y productora originaria de Los Ángeles, California, cuya música y atuendos son embriagadores… parecen salidos de sueños oscuros y epifánicos.

Antes de que se estrene su segundo EP This Body el 17 de septiembre, te contamos un poco sobre esta cantante para que no le pierdas la pista y quizás, hasta te inspires. Mientras continúas leyendo, te dejamos su sencillo más reciente, “I hid in him”.

vōx (“voz” en latín) toma su nombre de la antigua frase vox et praeterea nihil, atribuida a Plutarco y que lleva tatuada en una de sus manos. Ésta, literalmente significa “una voz y nada más”, haciendo alusión a lo engañosas que pueden resultar las apariencias. Y así como la imagen de la cantante puede parecer desorbitante a una primera impresión, su música resulta una eléctrica caricia que cautiva hasta lo más profundo del corazón.

Una vōx … ¿y nada más?

Impulsada por la iniciativa Red Bull Music Academy en 2018 – una serie de talleres anuales organizados por la conocida marca en diversas ciudades del mundo -, vōx enlaza su trabajo visual con el musical para crear una propuesta seductora y misteriosa. Hay quienes han comparado sus vibras con las de Lorde o Billie Eillish, sin embargo, sus letras y armonías resuenan desde una intimidad un poco más difícil de masificar.

Por un lado, vōx experimenta con la distorsión y el auto tune -ese efecto de voz artificial y metálica que tanto ha caracterizado el reggaetón y derivados-. En sus canciones dominan los ritmos apaciguados y las atmósferas inmersivas, mientras la intensidad de su cristalina voz se cuela en cada capa de sonido.

Por otro lado, su estética visual – caracterizada por fuertes contrastes, suaves texturas delicadas y un maquillaje extravagante – la vuelve memorable y le otorga una teatralidad única. vōx puede asemejar una muñeca de porcelana, un arlequín, una virgen que ha renunciado a la sacralidad o un glamuroso espíritu del bosque.

En conjunto, su estilo que mezcla sonidos ambientales, clásicos y tecnológicos con la irreal caracterización de su rostro y vestuarios, hace de vōx una fantasía de la que resulta tentador no desprenderse.

“Yo no soy mis antepasados”

La compositora californiana debutó en 2017 con: I Was Born EP. Un trabajo en el que habla de lo complicado que es no asumir el pasado parental como propio y aprender a sanar heridas que nos han sido transmitidas por la línea familiar.

Sarah Winters, la mujer tras el hipnótico concepto de vōx, creció en un ambiente fuertemente religioso e influenciado por la iglesia luterana. Ella misma ha revelado que esto la llenó de ataduras con respecto a su identidad y creencias, y le ocasionó problemas de depresión desde muy joven.

Sin embargo, la música la ayudó a encontrar una forma de hacer catarsis,  encontrarse y sanarse. Trabajar en su arte la ha ayudado a desprenderse de inseguridades y juicios heredados que no le corresponden.

“Escribir canciones era la única forma de sacar mis sentimientos y emociones. Crecí en una familia en la que no se habla de nada, así que no desarrollé habilidades de comunicación ni de conciencia. Crecí sin saber en absoluto lo que estaba sintiendo en ningún momento, ni cómo contárselo a nadie”.

Vōx en entrevista para DAZED

Sanar el alma desde el trauma

Es hasta I’m Not A God EP (2019), que vōx se perfila como una vocera de la vulnerabilidad. Con este, su segundo trabajo de corta duración, Winters desnuda sus sentimientos para cantarnos sobre la aventura que es adentrarse en el trauma y trabajar en la autoestima. Cuestionarse y sanarse a una misma no es sencillo, y para vōx, su mayor fortaleza está en su sensibilidad.

Para muestra, su canción “I hid in him”. En ella, la artista busca respuestas que aclaren el desasosiego causado por la embriaguez de la pasión. ¿El amor es desaparecer? Y si yo desaparezco… ¿eso fue realmente amor?

En las experimentales piezas de vōx, su canto se adentra a la herida con el fin de encontrar una cura para el alma. Busca crear espacios nuevos, espacios seguros de escucha que arropen a otras personas en sus soledades y desencuentros con el mundo.

No cabe duda de que This Body, será un manto tibio que ayude a fortalecer resistencias. Promete ser un conjunto de sonidos transgresores que brinden la esperanza suficiente para enfrentar dolores y miedos que la sociedad (o la religión) nos infligen y desde los cuales nos desconectan de nosotros mismos.

Ni pretenciosa ni arriesgada

Aun con una carrera relativamente corta, vōx ya ha participado en importantes eventos culturales como el Festival Sónar de música en Barcelona y la Semana de la Moda de Londres en 2020. Su reconocimiento comienza a extenderse en diversos países e idiomas.

Asimismo, el concepto y características de su propuesta han promovido una constante comparación con artistas como FKA Twigs, Goldfrapp y Björk. Y si bien la originalidad de todas ellas ha merecido múltiples elogios, la denominación de “pretenciosas” persiste. Como dice la misma vōx en “Be bigger”: “Siempre me han avergonzado en la celebración…Todos mis éxitos son pecado”.

Porque no importa cuántos años de carrera, premios, colaboraciones o innovaciones lleven a cabo las mujeres artistas… arriesgarse, pretender y hasta “excederse” parece ser EL defecto, EL atrevimiento. El arte “visionario” continúa siendo un lugar exclusivo para varones. Cada vez que una mujer promete ocupar un lugar relevante en la cultura, se le califica de ambiciosa. 

Esperemos que propuestas musicales tan bellas como la de vōx, sigan creciendo y multiplicándose. El contenido de su arte es una hermosa muestra del resarcimiento que pueden lograr la humildad y la ternura, de la luminosidad que genera desear ser una mejor persona.

“Quiero ser mas grande,
Mira el espacio que merezco,
Mira el cuerpo que merezco
…Y me merece”.


- vōx, "Be bigger"

Luz Adriana Núñez

Estudié letras pero no me aprendí ninguna. Feminista de la periferia. Melolmana.

Licencia

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *